Fuerte, pero no profundo


Fuerte, pero esperemos no profundo” puede ser el golpe económico por Covid-19 y que refleja ya el tipo de cambio, me dijo Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco. El jaloneo nos dolerá, pero se espera que la recuperación no tarde tanto como en crisis anteriores.

El dólar llegó hasta los 25 pesos y las expectativas a corto plazo prevén más altibajos.

“Un cliente me preguntó si podría llegar a 32 pesos por dólar, y si bien no es mi escenario, es viable. Lo apocalíptico, en estos momentos de miedo, no se puede descartar”, añadió.

¿Corremos a comprar dólares o coberturas cambiarias? Respire, querido lector, porque el pánico en estas circunstancia no es la respuesta correcta.

El tipo de cambio genera preocupación a todos en México, es un termómetro para saber cómo vamos y un factor importante en la operación de empresas importadoras y exportadoras. Pero “el tipo de cambio es flexible y está hecho para corregir y absorber choques financieros”, me dijo Jorge.

El ajuste de alrededor de 25 por ciento entre la moneda mexicana y la estadunidense refleja en 80 por ciento factores externos: el Covid-19 y el precio del petróleo. No será hasta el mediano o largo plazo que refleje los fundamentales de la economía mexicana y reacciones o acciones del gobierno, me explicó Jorge.

Las coberturas cambiarias son un seguro que protege de la volatilidad de la moneda y garantiza un precio fijo por un periodo de tiempo. Estos mecanismos los pueden adquirir empresas e inversionistas en instituciones financieras.

“Las empresas, sobre todo importadoras o exportadoras, deben tener una buena práctica de coberturas constante que les genere certeza a largo plazo”, me dijo Jorge. Pero, si no has tenido esa costumbre, puedes todavía adquirirla asumiendo que saldrá más caro que en otros momentos; hay un costo de oportunidad. No obstante, quizá sea más barato hoy que en el siguiente ajuste, porque la volatilidad seguirá y CiBanco no espera que regresemos a niveles de 19 pesos por dólar en todo 2020. “No es mala idea acostumbrarse a los 20 y algo de pesos por dólar. El mundo está metiendo freno de mano y aunque hay estímulos y conocimientos de experiencias anteriores como la crisis de 2008, esto es territorio desconocido”, añadió.

La recomendación de Jorge es que si se contrata una cobertura en estos momentos sea de corto plazo, entendiendo muy bien lo que implica el mecanismo y vía un asesor. Además, a las pymes en general les sugiere que si deciden “esperar a que las autoridades u organizaciones den un estímulo, no dejen de ir negociando con el casero la renta por unos meses. A nadie le conviene que quiebren los negocios. También renegociar con el banco la deuda que se tenga y tratar de buscar no perder liquidez para aguantar estos momentos complicados”.

@vivircomoreina



Fuente De La Nota

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*