Carretoneros sortean a diario el Covid-19 con medidas sanitarias mínimas


San Martín Texmelucan.- Alrededor de cien carretoneros que se dedican a recoger la basura en las calles de San Martín Texmelucan sortean a diario el riesgo de contraer el Covid-19, sin embargo, para ello usan cobrebocas, guantes y en lugar de gel antibaterial, tienen agua con cloro. «Las autoridades nos han pedido que andemos protegidos, durante nuestros recorridos juntando basura de las casas», señalan.

En su jornada diaria, tras recorrer las calles de las once comunidades, llegan a depositar la basura en el Centro de Transferencia, donde una vez que descargan los desechos, con un pequeño atomizador, con agua y cloro, sanitizan su carreta.

El municipio de San Martín Texmelucan cuenta con una población aproximada de 150 mil habitantes y de acuerdo con la base de datos del gobierno del estado, se cuenta con 37 personas contagiadas hasta el reporte de ayer jueves y 12 personas que han perdido la vida por el Covid-19.

Es en este escenario, alrededor de cien carretoneros agrupados en la Asociación Ave Fénix, refieren que usan medidas básicas de protección. La dirigente, Eloísa Ortega, señala que se colocó un anunció a la entrada del Centro de Transferencia, con el objetivo de que todos usen guantes y cubrebocas.

Y es que para contraer el Covid-19, además de ser por la vía respiratoria, también puede contagiarse al estar en contacto con superficies infectadas, en los casos en que la persona toque dichas superficies con sus manos y luego se toque los ojos, nariz o boca.

Cabe señalar que de acuerdo a una de las investigaciones por parte del The New England Journal of Medicine (2020), en una temperatura media de entre 21 y 23 grados centígrados y con un constante de 40 por ciento de humedad, los tiempos máximos de vida del virus sobre la superficies fueron: Cobre, 4 horas; Cartón y papel, 24 horas; Plástico, 72 horas; Acero Inoxidable 72 horas; Vidrio y Madera, 96 horas.

El Sol de Puebla hizo un recorrido por el Centro de Transferencia y pudo constatar que los carretoneros usan sus guantes y cubre bocas, asimismo, una de las personas empezó, en ese momento, a sanitizar su carreta, luego de vaciar todos los residuos sólidos que juntó por casi un día.

«Todos llevamos nuestro cubrebocas, guantes, una botella con agua y clarasol, nos lo recomendó la autoridad municipal», señaló.

La sanitización no es otra más que rociar agua con cloro con un pequeño atomizador, con el cual el hombre empezó a rociar al interior y exterior de su carretilla.

Y es que, aunque exista el miedo de contagiarse del Covid-19, ésta es la única fuente de ingresos para su familia, de donde se sostienen, pues, aunque existe tanto del gobierno del estado como del municipio el programa de despensas para evitar que salga la gente de sus casas, la líder Eloiza Ortega, precisó que a dicho Centro de Transferencia no llegaron, aunque hay la posibilidad que los hayan visitado en sus domicilios.

Su representante, también precisó que cuando notan que la basura esta apestosa, inmediatamente rocían agua con cloro, para evitar un contagio.

De este trabajo tan sólo en el Centro de Transferencia Ubicado en las faldas del cerro Totolqueme, dentro del ejido de Santa Catarina Hueyatzacoalco, son depositadas alrededor de 17 toneladas de material reciclado, la cuales los carretoneros logran evitar que lleguen semanalmente al Relleno Sanitario operado por la empresa RESA, el cual carece de un programa de separación de basura.

Protección a los carretoneros

Cabe destacar que el subsecretario de Prevención y Promoción de Salud, Hugo López-Gatell, destacó que los estados de Puebla y Tlaxcala, apenas inician su fase ascendente, por lo tanto, los carretoneros solicitan a la población tomar medidas sanitarias desde antes de entregar los residuos.

La Iniciativa Regional de Reciclaje Inclusivo recomienda que se puede limpiar con un trapo húmedo con agua y jabón los materiales reciclables y no absorbentes, como lo son plásticos, PET, metales, aluminio y vidrio, antes de depositarlos en la bolsa, además de que se entreguen después de las 72 horas, es decir, tres días después.

Ahora bien, si en la casa hay personas contagiadas o casos sospechosos de Covid-19, todo el residuo generado en el hogar deberá disponerse como residuo no reciclable, con destino a disposición final directa, ya que puede contener una carga biológica contaminante.

Por ello, debe de haber una bolsa gruesa exclusiva para todos los residuos sólidos misma que cuando esté llena en 2/3 partes de su capacidad, se debe cerrar y poner dentro de una segunda bolsa, misma que debe de quedar bien cerrada y que nada de lo que contiene se salga, luego se coloca en una tercera bolsa ya con los residuos domiciliarios comunes, que se mantendrá fuera del alcance de niños y de las mascotas.

Una vez cerrada la tercera bolsa, se debe proceder al lavado de manos con abundante agua y jabón por 40-60 segundos. Se deben esperar al menos 72 horas, es decir, tres días para entregarla al carretonero, pues en este plazo bajará la carga viral y se evitará la dispersión del virus.



Fuente De La Nota

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*