México no está listo para una reforma fiscal en el corto plazo: BofA


Ciudad de México /

Bank of America (BofA) consideró que ante la actual crisis económica provocada por el coronavirus y los niveles de deuda frente al PIB que mantiene el país, se ha eliminado toda posibilidad de que el gobierno actual la lleve a cabo la reforma fiscal que México necesita para incremente sus ingresos en 3 por ciento del producto interno bruto.

En un documento, el banco de inversión estadunidense señaló que antes de la pandemia había una gran posibilidad de que México pudiera hacer un reforma fiscal que elevara los ingresos para aumentar los ingresos fiscales en aproximadamente un 3 por ciento del PIB, probablemente después de las elecciones de mitad de período a mediados de 2021.

“No vemos el camino actual de la deuda al PIB en México como sostenible, en particular una vez que controla por una sola vez desde el banco central. Nuestras estimaciones preliminares son que México necesita una consolidación fiscal de aproximadamente el 3 por ciento del PIB para estabilizar su deuda al PIB proporción”.

Agregó que incluso la Secretaría de Hacienda habló abiertamente sobre esta posibilidad y que el presidente Andrés Manuel López Obrador “tenía el mandato de hacer una reforma fiscal redistributiva, su popularidad permaneció alto y la economía tuvo alguna oportunidad de volver a un crecimiento superior al 2 por ciento”.

Sin embargo, creemos que la pandemia de covid-19 ha cambiado sustancialmente probabilidad de que los ingresos aumenten las posibilidades de la reforma fiscal a corto y mediano plazo en México.

“Hay varias razones. Una es la radicalización del presidente con algunas acciones que “no son amigables con los negocios”, como cambiar las reglas en el poder mercado para limitar la participación del sector privado en la generación de electricidad, es la probable reducción en el crecimiento potencial del país y que la inversión ha estado cayendo desde que los precios del petróleo colapsaron en 2014.

Sumó que para 2020, se prevé que la deuda pública llegue hasta 60 por ciento del PIB, cuando en 2019 representó sólo 45 por ciento. Esto se debe principalmente a la mayor valuación de la deuda denominada en moneda extranjera y a que se estima que la recuperación económica del País sea moderada con sólo 2 por ciento de crecimiento en 2021, luego de una contracción de 10 por ciento del PIB este año.

Esto significa que al finalizar el 2021, el PIB de México será todavía 5 por ciento menor de su nivel final de 2019, lo que se debe al limitado paquete de estímulo económico anunciado por el gobierno federal de menos de 1 por ciento del PIB.

El banco de inversión estadunidense mantuvo su estimado de crecimiento para la economía en una contracción de 10 por ciento para este año.

lvm



Fuente De La Nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *