El ‘toque mágico’ de la app que es más famosa que Uber y Facebook en Arabia Saudita

‘Textear’ un pedido en Mrsool es solo el comienzo de lo que hace que la app de entrega sea más popular en Arabia Saudita que Uber y Facebook.

La experiencia que sigue recrea la negociación de un mercado tradicional. Una vez que el cliente selecciona los artículos de una tienda o restaurante, los mensajeros hacen una oferta para hacer el recado, ofreciendo un precio de entrega dentro de un cierto rango, que los compradores pueden rechazar si consideran que las cotizaciones son demasiado caras. La ida y vuelta puede continuar mientras el mensajero compra y entrega el pedido, chateando y compartiendo fotografías o notas de voz.

“A la gente le gusta hacer negocios conversando con otros”, dijo Abdulrahman Tarabzouni, director ejecutivo de STV, un fondo de capital de riesgo de 500 millones de dólares anclado por Saudi Telecom que recientemente participó en la primera ronda de financiamiento de Mrsool.

Creada en 2015, Mrsool aprovechó las peculiaridades del mercado saudí mientras la economía atravesaba una transformación importante. Si bien el sector privado ha luchado para adaptarse a los esfuerzos arrolladores del Príncipe heredero Mohammed bin Salman para destituir el reino del petróleo, el comercio electrónico ha despegado en un país adicto a los teléfonos inteligentes a medida que cambian los hábitos de compra y los consumidores buscan cada vez más ofertas en línea.

Mientras tanto, a medida que los saudíes reconsideran sus presupuestos familiares después de cambios en las políticas, como un impuesto al valor agregado y recortes a los subsidios a la energía, más personas buscan ganar dinero extra en su tiempo libre trabajando como conductores o mensajeros.

Pero es el toque personal que Mrsool aportó al negocio de la venta minorista móvil lo que impulsó su rápido crecimiento, con 4 millones de usuarios registrados, 150 mil correos y 1 billón de riales (moneda de Ián), 270 millones de dólares de transacciones procesadas solo el año pasado. La App Store de Apple la ubica entre las 30 descargas más populares de Arabia Saudita, varias peldaños por encima de Facebook y Uber.

Un competidor de comida para llevar como Uber Eats, que ni siquiera está entre los 100 mejores, ofrece una interfaz más impersonal en la que los clientes piden comida al marcar los elementos del menú.

Ayman Alsanad y Naif AlSamri, fundadores de la empresa Mrsool, de menos de 40 años, completaron recientemente una recaudación de fondos multimillonaria, obteniendo dinero en efectivo de STV, la firma local Raed Ventures y el inversionista saudita Mazen Al-Jubeir. Alsanad se negó a decir exactamente cuánto capital se recaudó.

En una entrevista en la oficina de la startup en Riyadh, ubicada detrás de una puerta sin identificación sobre un restaurante italiano, Alsanad dijo que quiere que los clientes vean a los mensajeros similares a un hermano que viene a rescatarlos. Es un papel particularmente adecuado para un país donde las mujeres tenían prohibido conducir hasta el año pasado, y la mayoría aún no tienen licencias. Alsanad recordó haber usado Mrsool para entregarle fórmula para bebés a su esposa.

Más de la mitad de los pedidos son alimentos, pero también hay demanda para la entrega de comestibles, medicamentos y regalos como flores o chocolate, dijo Alsanad. Los clientes tienen la opción de cualquier tienda en su ciudad. Un cliente incluso usó Mrsool para pedir gasolina después de que su auto se quedó sin combustible en la carretera.

Entre otras características que lo han convertido en un éxito en el hogar está el pago en efectivo, ya que la economía aún depende en gran medida de los riales físicos. Alsanad dijo, sin embargo, que Mrsool planea ofrecer transferencias digitales pronto.

La expansión internacional es el siguiente paso. Alsanad dijo que Mrsool quiere usar el dinero recaudado en la ronda de financiamiento para crecer a nivel regional a partir de Bahrein, conectado a Arabia Saudita.

“El objetivo es cubrir a todos los países del Consejo de Cooperación del Golfo”, seguido de otros mercados en el Medio Oriente, dijo. “La joya de la corona sería Egipto porque Egipto está muy acostumbrado a la entrega”.



Fuente de la Nota

In the news
Load More