Cuida a tus niños del coronavirus


Los niños no solamente se pueden contagiar e infectar a otras personas por el nuevo coronavirus, también pueden contraer otra enfermedad muy grave, asociada al virus, en la que se les inflaman los órganos vitales y les podría dejar secuelas de por vida.

De acuerdo con Eduardo Enrique López Villalobos, médico especialista en urgencias médico-quirúrgicas de UPAEP, el síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico se origina en los niños varias semanas después de haber tenido la Covid-19. “Puede ser que el pequeño no haya presentado sintomatología por coronavirus, pero unas 2 o 3 semanas después de haberlo cursado, puede iniciar con este cuadro patológico y, desafortunadamente, a estos niños les va un poco mal por lo que conlleva este síndrome”.

Enfatiza que, cómo su nombre lo indica, el síndrome es multisistémico y afecta muchos órganos: a nivel cerebral, pulmonar, circulatorio, hepático y renal. Es decir, todos los órganos principales del niño, se ven comprometidos. Es una patología muy grave que puede dañarlos y dejarlos con secuelas importantes por el resto de sus vidas.

Dice que detectarlo es algo complicado, lo primero que hay que saber es si en su entorno hubo presencia de Covid-19 y el niño pudo haberse contagiado de forma asintomática. Si existe la sospecha de que el paciente está cursando con esta patología se tendrá que hacer una prueba de anticuerpos.

En muchos casos este análisis de sangre es la indicación de que el niño estuvo infectado, lo que significa que combatió la enfermedad sin haber presentado síntomas. Es decir, tu hijo pudo haber cursado coronavirus, tú no te enteraste y ahora contrajo este gravísimo síndrome.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Algunos signos o síntomas que se presentan con este síndrome son: edema de miembros inferiores (brazos y piernas), congestión de piernas (se le marcan muchos las venas), labios rojos, hinchazón de cara y ojos, dificultad respiratoria, dolor de pecho, diarrea, puede tener oliguria (orina muy poquito), dolor a nivel del hígado y somnolencia.

TRATAMIENTO

En médico asegura que cuando el paciente ya está diagnosticado “con las pruebas de laboratorio se va a detectar que está cursando con insuficiencia renal aguda, insuficiencia hepática aguda, alteraciones del estado de consciencia que habla de afectación a nivel cerebral, vómito y diarrea que habla de afectación a nivel gastrointestinal y el edema de miembros inferiores que habla de afectación a nivel circulatorio”.

El tratamiento es 100 % hospitalario, no es de casa. “Hay que ponerle medicamentos intravenosos, tratar el riñón para ponerlo a trabajar, quitarle al hígado carga y dejarlo que descanse, administrarle medicamentos antioxidantes hepáticos, así como el padecimiento es multisistémico, el tratamiento también lo es”, advierte.

Algunos signos de alerta son que el niño empiece con vómito, dolor de estómago o de pecho y, sobre todo, si alguien en la casa tuvo Covid-19; estos son avisos de que puede estar cursando con esta patología y hay que llevarlo inmediatamente con el médico pediatra para que lo valore.

SECUELAS

El especialista subraya que, dependiendo de la agresividad con que se muestre en el organismo y en qué órganos, podría dejarle al niño secuelas cerebrales como convulsiones de por vida, hemiplejia si llega a ser una embolia cerebral, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática crónica, insuficiencia vascular crónica.

Pero que el niño curse esta enfermedad no quiere decir que necesariamente vaya a tener secuelas, mientras más rápido lo detectemos mejor es el pronóstico. Por eso es importante estar atentos y ante cualquier síntoma acudir con el médico pediatra de cabecera.

PREVENCIÓN

Para prevenir que tu hijo contraiga el síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico hay que evitar su exposición al coronavirus, siguiendo las mismas medidas de precaución e higiene que se recomiendan para todos.

“Hay que enseñarle al niño que tiene que estar con cubrebocas, que debe lavarse las manos constantemente, así como usar gel antibacterial. También hay que limpiar las superficies de la casa con las que lo niños tienen contacto como llaves del agua, muebles de baño, manijas, apagadores, control remoto, encimeras, mesas, teclado, computadora, mouse, escritorio. Esto aunque nadie de la familia haya padecido Covid, ya que los adultos somos los que los ponemos en riesgo porque nosotros salimos a trabajar o a hacer la compra”, concluye.

DESTACADO:

Si el niño presenta vómito, dolor de estómago o de pecho y si alguien en la casa tuvo Covid-19 llévalo de inmediato al pediatra



Fuente De La Nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *