Congela la fruta para mantenerla fresca y hacerla más duradera


Congelar frutas frescas puede ser una excelente opción para tener siempre una reserva de alimentos naturales. También es una buena alternativa para esta temporada de calor.

Lo primero que tienes que hacer es conseguir bolsas de cierre hermético, de lo contrario utiliza recipientes a prueba de humedad y vapor, contenedores metálicos de preferencia porque, aunque es raro, los de vidrio llegan a agrietarse por las altas temperaturas.

Si utilizas las bolsas de cierre hermético sácales todo el aire y etiquétalas con la fecha en que las meterás a congelación. Una vez que las hayas rellenado, colócalas hasta el fondo del congelador. Bien congelados, los cítricos te pueden durar unos 3 meses y las frutas hasta seis meses.

¿CÓMO LAS CONGELO?

Elige bien las frutas que vas a congelar, que no tengan magulladuras y que estén maduras, no deben estar pasadas (muy suaves). Los mangos, duraznos o ciruelas deben madurar naturalmente antes de congelar.

Antes de meterlas al congelador lávalas muy bien con agua purificada y, de ser necesario, desinféctalas. Después sécalas completamente.

Las más adecuadas para congelar, porque no se oxidan, son las bayas y frutos rojos (fresas, moras, frambuesas, arándanos y grosellas), así como el melocotón, los higos, el limón y la piña.

Pela los duraznos, la pera, el kiwi, las guayabas y los mangos y de preferencia córtalos en trozos y quítales el hueso o semillas. A los cítricos, quítales la cáscara, la parte blanca y las semillas, se separan en gajos y así se guardan en la bolsa de sellado hermético.

En el caso de las piezas grandes, como la piña, es mejor cortarlas en trozos. Si no quieres hacer esto, por lo menos retírales las partes que no sean comestibles.

A los higos, cerezas, ciruelas y uvas déjales la piel. Las moras y bayas como las fresas, arándanos o zarzamoras solo necesitan estar bien lavadas y secas para congelarlas.

Recuerda cerrar perfectamente los contendores o bolsa de cierre hermético, de lo contrario el contacto con el vapor húmedo del congelador hará que se rancien.

¿CÓMO DESCONGELO?

Al descongelar ocurren cambios en la textura, sabor y aroma de las frutas. Lo mejor es descongelar solo la porción que consumirás en ese momento y nunca, pero nunca, nunca, descongeles y vuelvas a congelar, ya que pueden reproducirse en ellas microorganismos causantes de enfermedades gastrointestinales.

La recomendación es que pases las frutas del congelador a la parte del refrigerador, al menos 24 horas antes de que las vayas a utilizar. Nunca debes descongelar a temperatura ambiente para no correr el riesgo de que se formen microorganismos dañinos.

Si con la fruta vas a preparar helados, vas a añadirlas al yogur o vas a preparar batidos energéticos para el desayuno, no hace falta que las descongeles, a estos últimos les va muy bien porque los hace más líquidos.

LAS QUE NO DEBES CONGELAR

Por su alto contenido en agua nunca debes congelar la sandía o el melón, se hacen como cristales que al descongelarse rompen la fibra de la fruta y se magulla. El plátano, a menos que lo preparares en un postre y la manzana cruda.

  • Congela higos, uvas, duraznos, pera, kiwi, guayaba, limón, naranja, melocotón, mango, durazno, cereza, ciruela, fresa, frambuesa, arándanos, uvas, grosellas y piña



Fuente De La Nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *